Follow us on Instagram!
About Me

Ana, viajera y turista, las dos cosas a la vez. Amo estar de viaje, pero también disfruto estar de regreso a mi casa.Planificar un viaje me seduce, me gusta mucho arriesgarme a cosas nuevas. 

 

Read More

 

Join My Mailing List

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com

  • White Facebook Icon

MARRUECOS

Marrakech y el desierto

 

 

“Si no subes a ese avión, te arrepentirás. Quizás hoy no, quizás mañana tampoco, pero pronto y para el resto de tu vida.” Rick Blaine (Humprey Bogart) Casablanca 1942

Viaje de 8 noches a Marrakesh, la ciudad roja,  y el desierto Erg Chebbi
 

MARRAKECH 31°38′N 8°0.34′O 

Desde Madrid hay unos 1000 km a Marrakech. En un vuelo de menos de dos horas llegas a esta exótica ciudad del centro de Marruecos. También hay conexiones desde casi todas las ciudades europeas.

HOTELES
La Mamounia *****
Así se describe a si mismo:
“Érase una vez La Mamounia...”. 90 años de historia y ni una sola arruga... Desde 1923,  fecha de su primera apertura, este hotel legendario ha sabido seducir a miles de espíritus en busca de lujo, sosiego y voluptuosidad...
Es el hotel de lujo por excelencia. Su punto fuerte es la ubicación, queda a pocos  pasos de la medina de la ciudad y de su famosa plaza.
Tiene unos jardines espectaculares llenos de naranjales y otros frutales, flores y palmeras. Una piscina inmensa y un gimnasio buenisimo fuera del edificio principal.

La arquitectura es típicamente marroquí e incluso los cuartos, aunque remodelados, están construidos siguiendo el estilo árabe. En los baños hay aromas super exóticos de sus "gadgets" de baño, y las pantuflas típicas de los hoteles, en este son babouchas puntiagudas. 
La Mamounia no es un hotel "boutique", ni pretende serlo, tiene unos doscientos cuartos además de tres lujosos Riads dentro del jardin, con piscina propia y  habitaciones gigantes.
Precio: Desde US$ 560 por noche en habitación standard
Es Leading Hotels of the World

Sofitel Marrakech *****

Por el estilo del anterior. Es hotel grande con lindos jardines y bastante cerca al medina y  de muy buenos restaurantes. Aunque ambos tienen cinco estrellas, a este le falta algo, igual no se queda atrás en su intento. Yo diría que es cuestión de bolsillo
Precio: Desde US$ 250 por noche

Amanjena *****

Un hotel bellisimo, con cancha de golf y todo,  aunque más intimo que La Mamounia. No es cerca de la medina. Queda como a 6 km fuera del centro lo que te obliga a tomar un taxi para acercarte a la ciudad.
Precio: desde US$ 650

Riads

En Marrakech habría que aventurarse con los muy de moda "Riads".  Son casas viejas con jardines interiores que estaban venidas abajo y que han sido reconstruidas y remodeladas muy al estilo marroquí, pero con todos los lujos. Son pequeñas y alojan pocas personas, lo que da una sensación de intimidad que no ofrecen los grandes hotels. A veces ni te enteras que se alojan otros huéspedes. Muchas están en la medina. Los precios varían según la calidad. He oído sobre La Orangerie y también La Maison Arabe. Estas dos son costosas, pero sin duda, de volver, me quedaría en estos o en algún Riad para vivir la experiencia.

 

RESTAURANTS

Hay varios de comida marroquí riquisimos, pero una fusión interesante de francés con comida asiática es el Bo & Zin. Tiene mucho ambiente, con música, gente linda…te cambia toda tu perspectiva de comer  en un lugar típico marroquí de muchos platos, y la "tagine" en el medio, quede todas maneras  tienes que probar y sin duda, disfrutar!

Nomad es todo chic aunque lo encotrarás en la Place Rahba Kedima en la zona de las especias de la Medina.

 

TIPS

Las estadías dependen siempre de la disponibilidad de tiempo que puedas aprovechar y según este uno se  adapta e intenta  sacar el mayor provecho de las horas, días o la semana que tengas.

Un guía conocedor es imprescindible.
Si viajas por tu cuenta, los hoteles y los riads siempre contarán con alguno, y si traes tu viaje organizado, sin duda alguien te estará esperando y te acompañará durante tu estadía. Es clave que sea del lugar para que se desenvuelva bien dentro de la medina y puedan aprovechar los días al máximo.

Qué no debes perderte

La Plaza principal es como el símbolo de Marrakech. Se llama Djemaa El Fna. Es muy pintoresca y caótica a la vez, llena de stands de ventas de jugo de naranja y otras frutas, souvenirs etc. Al lado, está la medina, con su laberinto típico lleno de pequeñas tiendas agrupadas según la actividad. Es un placer pasearlos.
Esa medina fue fundada por los Almorávides en el 1070.
Si llegas en la tarde, camina hasta ahí de noche cuando se llena de entretenedores y cuentacuentos. Luego la mañana siguiente regresas con más tiempo y exploras los zocos.

Muy cerca, de hecho, se va caminando, está la Mezquita Koutubia y el Palacio de la Bahía.
También merece una visita la Madraza de Ben Youssef.  Un poco más lejos, pero aún dentro de la ciudad, allí están los jardines de la Menara. Es lindo el atardecer desde allí y las vista a la Cordillera.

Alquilar un Fourtrax (quad bike) para recorrer el desierto. Salimos de Palmeraie. Es emocionante, toda una aventura. Una parte del recorrido lo haces por la vía entre carros.

 

Atlas centrales y el desierto
 

Complementar Marrakech con la excursión al desierto es esencial. Normalmente viajas por tierra, así que sales después del desayuno y comienzas a subir las montañas.   Al llegar al tope te encuentras con un pequeño monumento que te hace saber que has atravesado el Paso Tichka a 2260 msnm. En el camino podrás ver asentamientos bere beres y luego comienzas a bajar para llegar a la primera parada: Una de las Kasbahs mejor conservadas y más grandes del mundo. Se llama Ait Benhaddou. En ese lugar filmaron entre otra películas, algunas escenas de Gladiador.
Ouarzazate es un buen lugar para almorzar. Sigues la ruta que llaman de las Mil Kasbahs  y puedes parar a pasar una o dos noches en un lugar excepcional. Es una pequeña kasbah que queda por el Valle del Dadès, en un oasis de palmera que se llama Skoura. 

DAR AHLAM *****
...Un lugar para disfrutar la fragancia de los almendros en flor,  participar en la recolección de dátiles y aceitunas al estilo tradicional. También para salir a descubrir los valles del Dadès y del Drâa en un 4x4, en bicicleta, a lomo de  burro o camello. También puedes pasar el día en la casa, la piscina, sus saunas, o los jardines. Y para vivir una noche inolvidable, puedes dormir entre las dunas en uno de sus campamentos bajo la luz de las estrellas.Precio: cerca de US$ 1100 por noche por habitación con todas las comidas y bebidas incluidas.Siguiendo camino se llega a Dadès y se hace la ultima parada antes del desierto. Hay que tomar en cuenta que son unos 560 kilómetros desde Marrakech.

 

XALUCA DADES **** 
Es un hotel ubicado en Boulmalne, un lindo lugar con unas vistas preciosas y con la posibilidad de hacer paseos por la montaña. Está muy bien para pasar una noche. Incluye la cena tipo buffet. Las habitaciones están bien mantenidas y son espaciosas. Precio: US$ 180 por noche con media pensión por habitación. Finalmente, pasando Erfoud, se llega a la entrada del desierto. Aquí se dejan los carros y te montas en un camello hasta el pueblo que se llama Merzouga. Casi en el destino final: tus carpas en el desierto Erg Chebbi, ahí es la parte más arenosa del desierto. Paseas largo en camello hasta el atardecer disfrutando el cambio de temperatura de la arena y el ambiente con la caída del sol.  Después regresas al campamento de lujo en el que vas a pasar la noche, si vas en los meses de frío y te toca la primera carpa, tienes asegurado un congelamiento de varias horas, porque lo que resguarda del frío son las  grandes alfombras que hacen las veces de paredes...no es suficiente, pero el lugar es maravilloso. 

 

El regreso más recomendado es en avión, desde un aeropuerto que queda a una hora. Hay charters privados que obviamente resultan mucho más costosos que regresar los seiscientos kms en autobús, pero vives la experiencia de volar sobre el desierto y aterrizar en Marrakech una hora más tarde.
En este viaje puedes considerar regresar por Casablanca. Una ciudad más bien descuidada y donde, aparte de la Mezquita Hassan II que es enorme y muy bien mantenida, el resto decepciona, pero queda a poco menos de 3 horas por tierra de Marrakech, y todas las lineas europeas  operan desde ahí.  Con un día de visita tienes suficiente para darte una idea de lo que es la ciudad que nunca sirvió de escenario para la película que lleva su nombre.