Follow us on Instagram!
About Me

Ana, viajera y turista, las dos cosas a la vez. Amo estar de viaje, pero también disfruto estar de regreso a mi casa.Planificar un viaje me seduce, me gusta mucho arriesgarme a cosas nuevas. 

 

Read More

 

Join My Mailing List

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com

  • White Facebook Icon

Isla de Pascua

"Fronteras? Nunca he visto una. Pero he oído que existen en las mentes de algunas personas" Thor Heyerdahl
 



No se en que momento se me ocurrió que quería visitar Isla de Pascua. La descarté más de una vez por lo remota y lejana, y también porque cualquier cosa a la que se le llegue por tierra siempre me atrae más.
Conocía las estatuas desde siempre. Esos gigantes que arropaban un misterio que nadie parecía conocer; pero fue hace unos 3 años que oficialmente grabé en mi mente su nombre: moais. No solo eso ignoraba, con vergüenza confieso que solo conocía la isla por su nombre occidental y que cuando escuchaba Rapa Nui para mi sonaba a tienda de surfistas y más tarde a chocolatería argentina.
Y llegó el día. Tomé la decisión y me organicé para escaparme 4 noches a Isla de Pascua, que unidos a 3 noches en el Desierto de Atacama y algunos días mas en Santiago, hicieron de Chile el destino turístico que nunca consideré. Y tengo que agregar que conozco otra gran parte del territorio chileno. He estado en la Araucaria, los volcanes, en el lago Carrera y las Capillas de Marmol, y también el grandioso Parque Nacional Torres del Paine e incluso un poco más al sur hasta Puerto Natales, y además este año fui a ver pingüinos rey en Bahia Inútil en la parte chilena de la Tierra del Fuego. Así que puedo afirmar que en Chile se puede incluso viajar mucho más  que los diez días que duró este periplo mío.

Por ahora les cuento de Isla de Pascua.

COMO LLEGAR

LATAM tiene un vuelo diario desde Santiago en un Boeing-787 Dreamliner que está impecable. Además de este vuelo tiene uno semanal hacia/desde Papeete.
El vuelo sin escalas al aeropuerto Mataveri en Hanga Roa dura unas 5:15 minutos, pero el regreso, que siempre se vuela con viento de cola, dura unas 4 horas.
El aeropuerto Mataveri es una casita a la que entras caminando desde la pista y que por ahora solo sirve a Latam. Tiene algunas tienditas y una cafetería. El embarque de tu vuelo lo esperas al aire libre baja la sombra de un árbol. Poco usual y muy agradable comparado con las bóvedas en las que nos encierran en casi todos los aeropuertos del mundo.
El aeropuerto está a minutos del centro de Hanga Roa que es el pueblo principal y donde se concentran la mayoría de comercios, hoteles y restaurantes de la isla. En el resto de la isla solo grupos de casas y algunas posadas.

DONDE ALOJARSE

Hay para todos los gustos y bolsillos. Me quedé en el Explora Rapa Nui. Qué puedo decir? De entrada, que es costoso. Hay que pensarlo antes, pero sin duda el hotel lo vale. Está ubicado a 8 kms del pueblo en un terreno gigante con vistas al océano. Las habitaciones son amplias, con ese lujo rústico que no es fácil lograr y que el grupo Explora lo repite en sus hoteles junto con su concepto de turismo autosustentable. Están impecables. Con todas las amenidades que busques, pero dentro de un concepto de simplicidad que van muy bien con este tipo de viaje. Si me pidieran que le encontrara un defecto, solo diría que podrían tener balcón.
En cuanto a las áreas sociales, igualmente muy bien planificadas. Solo el diseño del restaurante no me encantó. Es un chorizo largo, como un vagón de tren que da una sensación extraña. La comida, sin embargo, muy buena. Los vinos perfectos. No hace falta pedir la carta de los vinos premium. Además de las tres comidas, antes de cada excursión te preparan un mesón con una merienda para que te lleves en tu mochila: frutas secas, nueces, barras energéticas y de chocolate.
El bar surtido con todo tipo de licores y con un barman experto en fabulosos cocteles.
Hay una piscina con jacuzzi, hay masajes. En fin, completo! Todo a lo que puedas aspirar; pero sin ninguna duda los puntos se los gana todos en el servicio y la atención. Realmente sientes que el personal está ahí para atenderte, para hacer de tu viaje una experiencia inolvidable y…lo logran. No te tienes que adaptar a sus planes ya que ellos se adaptan a los tuyos.

EXCURSIONES

Hay varias compañías que organizan excursiones. Vi las camionetas de Mahinatur alrededor de los lugares mas famosos. Me pareció bien. Explora incluye infinidad de excursiones en su precio “todo incluido”, y están ahí para elección de sus huéspedes, pero al final lo importante es hacerlas, no importa si con tu hotel o una compañía externa. Creo que la clave está en un guía rapa nui. Tienen muchas historias y todas las familias actuales descienden de la tribu o clan de algún moai de la isla.

Nosotros hicimos todo lo que pudimos a pie. La idea es que te llevan con un guía a la entrada de un parque o algún sitio y de ahí haces una caminata. En general te explican de antemano que tanto caminarás.

AHU TONGARIKI
Ahí se encuentra la plataforma (Ahu) con el mayor número de moais. Son 15. Alguno tiene un pukao que es un sombrero de piedra rojiza llamada Puna Pau que contiene mucho hierro y le da el color. Representa también un moño que es la forma como se recogían el pelo los rapa nui.
Esa plataforma como muchas otras tiene el mar de fondo.
Ese día caminamos unos kilómetros bordeando la costa pasando por acantilados y disfrutando la vista panorámica hasta llegamos a la piedra Te Pito Kura

TE PITO KURA

Es un pequeño monumento que representa según los Rapa Nui el “ombligo del mundo”. Es una piedra casi esférica que tiene propiedades magnéticas llamadas mana y legendariamente también de fertilidad. Fue traída por el primer rey de los Rapa Nui: Hotu matu’a desde la isla Hiva su tierra natal. Dicen que su magnetismo mueve las brújulas y las agujas del reloj.


ANAKENA

Es la célebre playa de Isla de Pascua por ser oficialmente la única con arena blanca. Es una playa fantástica. En agosto la temperatura del agua estaba increíble. Perfecta para bañarse, no había demasiada gente quizás por temor al frío. Me imagino que en verano se llenará absolutamente. Tiene algunos lugares comer y tomar algo, y también baños.
En Anakena no podían faltar moais, y ahí están, al fondo, esperando captar nuestra innegable fascinación.
Los moais no son figuras divinas ni de adoración. No representan el bien ni el mal.  Son estatuas de los jefes de las tribus o de personas importantes. Los moais trasmiten “mana” o sabiduría proveniente de la persona que por sus méritos, su prestigio y su legitimidad fue inmortalizada en una figura gigantesca y misteriosa. Una especie de Instagram de la época. Existen cerca de 900 moais en total.

AHU AKIVI

Aquí hay 7 moais más, solo que estos son diferentes. Representan a los 7 exploradores que llegaron a la isla por primera vez. Son los únicos de la isla que se dice que miran al mar aunque hay una teoría que dice que había una aldea delante de ellos la cual protegían estos moais.

De ahí parte una excursión de unos nueve kilómetros (básicamente en terreno plano) hasta la costa visitando cuevas formadas por los volcanes miles de años atrás. Infaltable este paseo. La ultima cueva abre hacia un acantilado. Wow!! Véanlo por ustedes mismos!!

RANO KAU y ARA O TE TANGATA MANU

Si estás medianamente en forma, no dudes de hacer esta caminata bordeando el mar y caminando por vertiginosas subidas hasta llegar al volcán Rano Kau. El cráter asombra a cualquiera. Es realmente espectacular. El  paseo en de solo 6 kms pero en subida, pero nada dramática. Cero sufrimiento y la recompensa lo vale. Al llegar al borde lo recorres en toda su circunferencia hasta llegar a Orongo el pueblo que se creó para las competencia más importante de la isla. La del Hombre pájaro. Donde casa año se elegía como líder entre los clanes aquel hombre que ganaba una dura competencia que incluía nadar desde una isleta trayendo consigo un huevo de gaviota pascuense.

RANO RARAKU

Cuando ya creíste que lo habías visto todo, te invitan a conocer la cantera donde tallaban a los moais. Decides ir y al llegar ves que vas a subir una colina y sabes que arriba esta el cráter, lo que no imaginas es que la subida esta repleta de moais que se fueron quedando en la ruta hacia sus ahu. Es algo que te deja sin palabras. Maravillosa. Te recargas de energía. Infaltable!!!

VOLCAN TEREVAKA

Es un trekking hasta el tope que implica una subida considerable pero dicen que las vistas son espectaculares.

PASEOS EN BOTE

Hay varios paseos que se pueden hacer. Alrededor de la isletas donde están los huevos de la competencia del Hombre Pájaro. También en barcos pesqueros para ver las formas de pesca tradicional de los Rapa Nui.

Puedes además hacer snorkeling.

BICIS

En Explora hay bicis a disposición. Inclusive te mandan con guía si te sientes inseguro, pero la realidad es que no necesitas para nada. El paseo es buenísimo. Un placer. Solo tienes que cuidarte de los caballos porque Isla de Pascua es el paraíso de los equinos. Andan libres y se atraviesan las calles sin aviso. Es peligroso para las bicis y también para los carros.
Se que en el centro hay pequeñas agencias que te pueden organizar cabalgatas.

DONDE COMER Y QUE HACER EN EL PUEBLO (HANGA ROA)

Como me quedé en Explora, no tenía necesidad de explorar está área pero igualmente me aventuré a conocer algunas cosas que puede recomendar.
Pienso que el mejor lugar para ver el atardecer es en el Te Moai Sunset.  Queda al lado del Ahu Tahai y un poco más allá está el único moai que tiene ojos.
Aparte de este puedo recomendar totalmente el Kanahau. Comida sabrosa y bien presentada y la barra muy agradable con un barman encantado de ofrecer tragos novedosos más allá del super rico pisco sour. La noche que fui había un grupito tocando en vivo. Además vi que en la parte de atrás tiene un área para show de danzas RapaNui.
Finalmente y para no dejar fuera lo cultural, fuimos al Kari Kari donde se presenta un show de danzas tradicionales rapanui y polinesias muy distraído. Puedes comprar tu “drink” y te lo llevas al atiborrado salón para tomarlo mientras disfrutas del show. Después invitan al publico al escenario y bailan y se divierten. No es mi tipo de atracción pero no puedo negar que me divertí esa noche.
Aunque no fui a ningún otro lugar, vi el famoso Kaloa en el Hanga Roa Lodge, y algunos otros en el pueblo.
Me tocó estar en Isla de Pascua en domingo así que me aventuré a la iglesia católica y para sorpresa mía descubrí una Misa en español con cantos en Rapa Nui muy alegre.
También visité el mercado artesanal (ojo: los pascuenses duermen siesta y cierran sus negocios como entre 1 y 4 de la tarde) y algunas otras tienditas que venden recuerdos de la Isla así como reproducciones de moais en miniaturas. Terminas saliendo con algo en las manos.
Finalmente nos fuimos hasta el Museo Antropológico Padre Sebastián Englert. Muy interesante y educativo. Además es gratis. Vale la pena la visita para aprender de los inicios de la isla, sus primeros pobladores y la posterior destrucción y casi abandono de la misma.

Termino mi post por mega recomendarles este destino!! Anótenlo en su lista!! no se arrepentirán!