Follow us on Instagram!
About Me

Ana, viajera y turista, las dos cosas a la vez. Amo estar de viaje, pero también disfruto estar de regreso a mi casa.Planificar un viaje me seduce, me gusta mucho arriesgarme a cosas nuevas. 

 

Read More

 

Join My Mailing List

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com

  • White Facebook Icon

NAVEGANDO LAS AGUAS DE  FARAONES Y REINAS 

Egipto es un don del Nilo

Herodoto


Navegamos en el Sheherazad del grupo Oberoi. Quería un barco 5 estrellas y lo preferí a los de Movenpick, y Abercrombie and Kent, aunque mi primera opción fue el Star Princess de Sonesta. De todas maneras hay muchas opciones pero se llenan rápido en temporada alta.  Yo recomiendo el crucero de 4 noches aunque los hay de 3  y de 7 noches también. El itinerario es básicamente el mismo.  Comienzas y/o terminas en Luxor al norte o Aswan al sur y el de 7 noches da la vuelta y regresa a la ciudad de origen.

En vez de volar a Luxor, nosotros bajamos en un tren overnight desde El Cairo. Fue divertido. La razón fue que no conseguimos vuelo sino saliendo a las 3 de la mañana que te puede pasar y para evitar el madrugonazo optamos por tren. Fue toda una experiencia llegar de noche a la estación y dormir en esos mini cuartos. Me hicieron sentir en otra época, además el tren es medio tenebroso.

 


EL BARCO

Los camarotes del barco son por lo general bastante grandes pero las áreas sociales son pequeñas. La comida casi siempre es tipo buffet pero abundante y buena. Eso si,  experiencia personal: me enferme terrible con algo que comí. Pasé dos días en cama con algún tipo de virus estomacal que me fulminó.

En las noches hay música o shows de bailarinas de danza árabe.  nuestro barco y casi todos tiene una pequeña piscina en una terraza con vistas del Nilo y los templos en las orillas.

Las visitas a las ciudades están totalmente planificadas y aunque tomen un tour privado esta parte la organiza el crucero. Siempre es la misma y  funciona perfecto.

 

 


LUXOR (noche a bordo)

El primer día visitan los Templos del este del Nilo: Luxor y Karnak.  La mañana siguiente madrugas para conocer los Colosos de Memnon y luego el Templo de la Reina Hatshepsut y el Valle de los Reyes y el Valle de las Reinas. Todo esto del lado occidental del río.

En la noche que permanecimos anclados bajamos del barco y caminamos por la ciudad. Compramos pizza egipcia para los niños e intentamos llegar a comer en el recomendado Sofra, pero se nos hizo tarde, entonces nos quedamos paseando por ahi.

ESNA

Visitarán el Templo de Esna. Queda a cierta distancia la cual recorres en un  autobús.

 

 

EDFÚ

Visitarán el Templo de Horus.

KOM  OMBO

Templo de Sobek que puedes ver desde el barco.

 

 

 


ASWAN (noche a bordo)

Un día van a la Represa y a las canteras de granito. También un paseo en felucca  que son las embarcaciones típicas egipcias por el Nilo que vale mucho la pena. Es emocionante y hasta arriesgado.

Otro día visitan el templo de Philae al que se llega en un bote.

También visitamos el otro lado del Río por donde es el Monasterio de San Simeón. Ahí alquilamos unos camellos para hacer un paseo largo de unos 45 minutos. Divertidísimo.

Al final de la tarde tomamos un taxi e intentamos tomarnos un café en el Hotel Old Cataract donde Agatha Christie escribió Muerte en el Nilo, pero no nos dejaron entrar por lo que el taxista nos  recomendó subir hasta la terraza del  Nubian House en lo más alto de la colina y allá vimos un atardecer espectacular con vista al Nilo y la Isla Elefantina.  Como no pudimos conseguir cupo aéreo para Abu Simbel esa fue nuestra noche de despedida. Algo excepcional, un recuerdo inolvidable.

ABU SIMBEL

Compren sus boletos aéreos con tiempo. Nosotros pensamos que sería muy fácil allá y al llegar no encontramos ningún vuelo, a pesar de que hay varios diarios y dura unos 25 minutos en avión.

Los templos se visitan en 2 horas por lo que no está mal planificar el viaje temprano en la mañana para tomar el vuelo de regreso al Cairo via Aswan.

Creo que es infaltable ésta visita a los Templos de Ramses II en Abu Simbel.

Tengo una colosal excusa tenemos nosotros para volver a Egipto.