Follow us on Instagram!
About Me

Ana, viajera y turista, las dos cosas a la vez. Amo estar de viaje, pero también disfruto estar de regreso a mi casa.Planificar un viaje me seduce, me gusta mucho arriesgarme a cosas nuevas. 

 

Read More

 

Join My Mailing List

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com

  • White Facebook Icon

Trujillo

Entre montañas te veas…No es tan cerca de Caracas. Eso puede ser un punto a favor o en contra. Salimos por carretera en dirección a Barquisimeto ya que como no estábamos familiarizados con Trujillo preferimos llegar de día. Así que disfrutamos de un delicioso almuerzo en la Parrilla del Este de estilo  rodizio que resultó buenísimo, y con atención amable y simpática de los mesoneros “guaros” Queda justo en la entrada al monumento de la Divina Pastora. Super recomendado ese plan combinado. Después paseamos un rato por la zona colonial y de ahi a nuestro hotel, el cual asusta a la llegada ya que parece un hospital pero por dentro es acogedor y esta impecable con un desayuno completísimo y muy bien atendido.Salimos cómodamente hacia nuestro destino las próximas dos noches. Recorrimos casi 5 horas de ruta pavimentada y después empezamos a subir las montañas trujillanas para finalmente llegar al pintoresco Boconó. Allí nos esperaba Gabriela Coronil, la dueña de la posada. Nos guió en la empinadísima subida de tierra húmeda y resbalosa. Manejaba como una verdadera baqueana del lugar, lo que daba una sensación de seguridad.Al llegar a la posada nos sorprendimos de lo lindo del lugar. Literalmente ubicado entre montañas. La casa principal de típico aspecto colonial andino, está repleta de detalles de época o vintage. Las otras tres casitas son para los huéspedes, y pueden alojar entre 4 a 6 en cada Son muy acogedoras. Decoradas con buen gusto y muy limpias. Tienen baño propio y agua caliente. La señal celular es casi inexistente para bien o para mal. Sólo Movistar y con dificultad.En la posada había como tres pastores alemanes gigantes, a mi que amo los perros me encantó tenerlos alrededor pero podrían asustar a otros.Una vez que te instalas, no provoca volver a salir de allí, porque además de Gabriela, ahi viven otros familiares y el personal que todos son amigables y dispuestos a complacer tus gustos y antojos. El plan que nosotros escogimos fue con todas las comidas así que puedo decir que disfruté de comida venezolana típica elaborada con ingredientes de su propio huerto y de lo demás de Boconó. Después de la comida cuentan leyendas sobre los momoy, una especie de duendes que viven la región andina y en la que ellos creen casi fervientemente. Para pasar el día, te ofrecen paseos diversos que tienen un costo adicional dependiendo del que escojas. Hay desde caminatas acompañas a lugares cercanos y hasta visitas a otros pueblos y lugares más alejados.Nosotros fuimos a conocer Boconó, a la Estancia El trapiche de los Clavo, y también a la laguna de los cedros en el Parque Nacional Guaramacal, donde Gabriela nos llevaba preparado un suculento picnic.Sin duda, si buscas silencio y paz, entre montañas los encontrarás!!

I'm a paragraph. Click here to add your own text and edit me. It's easy.