Follow us on Instagram!
About Me

Ana, viajera y turista, las dos cosas a la vez. Amo estar de viaje, pero también disfruto estar de regreso a mi casa.Planificar un viaje me seduce, me gusta mucho arriesgarme a cosas nuevas. 

 

Read More

 

Join My Mailing List

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com

  • White Facebook Icon

7 paradas obligadas en tu viaje de lujo a la Borgoña francesa



La ruta de los Grandes Vinos de Borgoña

Departamento Côte-d'Or


COMO LLEGAR

Llegamos por el Aeropuerto Lyon-St. Exupéry. Este pequeño aeropuerto es muy funcional. Muchas líneas comerciales tienen vuelos desde infinidad de ciudades europeas. Además de eso está unido a la estación de tren / TGV por si te conviene acercarte en tren. También están todas las compañías de alquiler de carros más reconocidas.
El hecho es que queda suficientemente alejado de la ciudad (como a 18 kms) para evitar mezclarte en tráficos urbanos, pero a la misma vez cerca si prefieres pasar la noche ahí y conocer. Yo por mi parte aposté por irnos directo al norte y como no es al lado, ese primer recorrido nos permitió comenzar a diluirnos en el paisaje bucólico de la región.

Primera parada:

1- BOURG-EN-BRESSE


Todo calculado para llegar a almorzar. Por supuesto confiando en el GPS llegamos a la puerta del restaurant, solo que no era posible estacionar sobre la calle así que dimos algunas vueltas hasta encontrar donde parar. (multa por no pagar**).
Nos aprendimos el camino y pudimos regresar hasta la puerta de la Brasserie Le Français. Un lugar encantador por su ambiente local, completamente lleno de gente del lugar, incluso familias. Fue en un día de semana normal. Techos altos, grandes espejos, decoración estilo Art Deco.
Es imprescindible reservar.

https://www.brasserielefrancais.com/

 



De ahí nos fuimos a conocer el Monasterio de Brou, fue una caminata larga porque no queda en el centro sino más bien hacia las afueras, pero bien vale la pena conocerlo. Tiene una iglesia de estilo gótico con un techo muy parecido al del Hotel de Dios en Beaune, que ordenó construir Margarita de Austria para su difunto esposo Filiberto II de Saboya a principios del S. XVI y tres claustros más sencillos pero que no dejan de trasmitirte la paz que quizás vivieron esos monjes agustinianos en su época ahí. En uno de los claustro se encuentra el museo de Brou.

Entrada 8€ (menores de 26 años: gratis)

 



Listos para regresar a la ruta, de nuevo después de este pequeño desvío de unos 20 minutos.
En poco más de una hora estábamos en:

2- PULIGNY-MONTRACHET

El lujo real de este pueblo es que tiene los mejores vinos blancos de Borgoña. Tiene 4 viñedos productores de Grand Cru y casi 20 de Premier Cru. Nosotros pensábamos que no teníamos interés en los blancos hasta que llegamos aquí. Me faltan palabras para describirlos. Cero sabor a alcohol, ni a frutas particularmente,es un sabor perfecto, a veces amantequillado. Lejos de ser una catadora, soy sin duda una gran disfrutadora, en especial, del momento que acompaña el vino que te tomas.

Los grandes aqui son:
Chassagne-Montrachet,  Montrachet, Bâtard-Montrachet y Chevalier Montrachet.

Llegamos al Hotel OLIVIER LEFLAIVE. Fue recomendado como “bonito y sin lujos”. A nosotros nos encantó. Fue divertida la decoración ‘retro” del cuarto en un ambiente más bien tradicional, pero el cuarto era amplísimo, iluminado, con un baño grande y lleno de “amenities” (que a mi me encantan). Después vi otro cuarto con una decoración totalmente diferente.
El bar muy agradable, además de sentarnos y probar los mejores vinos por copa. El favorito aquí: un Corton Charlemagne Grand Cru Nada barato, pero a la hora de conocer distintos vinos, resulta perfecto.
De todas maneras antes de la cena, salimos a caminar y terminamos tomando otro de los grandes vinos en una tienda de vinos que hacia veces de “wine bar” que evidentemente era el lugar para estar antes de regresar a casa o en nuestro caso ir a comer al Restaurant del hotel  Le Montrachet.
Una gran cena en un gran lugar. Un salón grande con paredes de piedra y con pocas mesas y mucha gente esperando para atenderte. Ante todo, los mejores vinos y sin duda una maravilla de comida. El restaurant ofrece una mesa para una cena privada “La table du Sommelier”. Tanto esa, como las del restaurant necesitan reservación.

https://www.olivier-leflaive.com/   La habitación doble costó 165€ sin desayuno. (No se puede aspirar a tanto, demasiada comida!! En alguna hay que recortar)

http://www.le-montrachet.com/  El precio de la comida depende del vino que tomes, pero tienen menus fijos que se acercan a los 40€ para el almuerzo y 90€ para la cena.

La mañana siguiente hicimos el “tour” de los viñedos de la Familia LeFlaive. Muy, muy enriquecedora la visita a los viñedos. Había estado otras veces en viñedos, pero nunca con alguien que explicara tan bien.  De ahí caminamos a las bodegas y el guía fue el propio dueño, el Señor Patrick LeFlaive, quien no sólo nos explicó desde como se hacía el proceso de fermentación de la uva hasta el embotellamiento del vino, sino que acompañó todo el recorrido con anécdotas familiares que nos hicieron la visita. Buenísimo!!
Costo 25€

Poco después del mediodía estábamos en camino a nuestro siguiente destino. Todo queda muy cerca. Fueron apenas unos 16 kms y llegamos. Cambiamos de pueblo por el puro placer de conocer hoteles y pueblos.


3- LEVERNOIS

Un lugar espectacular en un pueblo apacible, Nos gustó muchísimo. Rodeado de puro verde y atravesado por un pequeño rio. Esos lugares en los que te podrías recluir una semana entera. Aprovechamos el momento, y aceptamos las bicis que te ponen a la orden y con un mapa recorrimos kilómetros alrededor del pueblo y otros dos más. Regresamos cansados sintiéndonos merecedores de una buena comida, habíamos almorzado cualquier cosa y nos esperaba una rica cena, aunque no en el restaurant de estrella Michelin La Table de Levernois, ya que estaba cerrado ese día de la semana, si no en el Bistrot du Bord de L’Eau. Chiquito, acogedor, todas las mesas pegaditas, comimos riquísimo, una vez más. Y por supuesto, vino, nuevamente. Esta probamos un Pommard…

Nos ofrecieron el desayuno en el cuarto, no nos costó mucho decir que si. Abrimos la gran ventana a los jardines y comimos ahí, con esa vista espectacular y esa tranquilidad, de la que a veces nos falta un poco.

€ 175 por noche

4- CLOS DE VOUGEOT

Nuevamente en el carro para ir a conocer el Castillo en Clos de Vougeot donde sesionan los Chevaliers du Tastevin. Es un sitio fascinante con mucha historia y bien mantenido. Hicimos el recorrido y después caminamos por los alrededores.

Entrada € 7.50

De ahí nos fuimos a Meursault, dimos una vuelta por la iglesia y el pueblo y escogimos un lugar pequeñito y sencillo para almorzar.  Eso si, acompañado de un excelente vino blanco de uvas cultivadas a pocos pasos de nuestra mesa. Meursault también tiene unos blancos de renombre.

A finales de la tarde, decidimos emprender camino a Beaune.

5- BEAUNE

Fuimos directo al hotel. HOSTELLERIE LE CÈDRE. El edificio muy lindo, pero los cuartos un poco viejos, con alfombras un poco gastadas y el baño pidiendo remodelación, pero sin duda bien ubicado. Hay algo muy cómodo de viajar en carro: puedes dejar cosas o algunas compras dentro de la maleta. De esa manera te bajas en el hotel más liviano.

€270 por noche…sin desayuno

Esa noche salimos a caminar con miras a comer en alguno delos restaurantes que nos habían recomendado:  Caveau des Arches, Le Benaton, Les Jardin des Remparts, pero terminamos en un bar de vinos que tenía las maquinas esa que sirven vino por copa pudiendo elegir (una vez más) vinos de gran calidad pero variando para ir probando más. Esta vez apostamos a los tintos. No nos equivocamos con ninguno, y se me cayó mi teoría de que los vinos caros eran solo cuestión de mercadeo y que realmente no eran mejores. Pues no! Error mío. Uno tras otro enamoraban mi paladar. Además los acompañamos de una tabla de quesos y fiambres locales. Ahí probé un queso cremoso de fabricación local que se ha convertido en mi favorito: Délice de Bourgogne.
Y la noche siguiente…repetimos el plan de unas copas de vino con una tapas en La Colombe.

Hôtel-Dieu

Fue un hospicio para enfermos construido en el S.XV y es el highlight de Beaune. El techo es espectacular así como el patio interior, y las ares internas están recreadas para que uno imagine el funcionamiento del lugar en su época.

Entrada € 7.50

6- ALOXE-CORTON

Almuerzo en las Bodegas Comte Senard con visita a los viñedos de la casa y la cava del S. XIII.
Sin duda fuimos unos privilegiados ya que nuestro gran amigo Rafael Egañez nos organizó un almuerzo con el Conde de Senard y su esposa,  pero se puede hacer de la forma normal:  almuerzo típico de la región, con maridaje de los vinos de la casa.  Una excelente manera de pasar la tarde en el pueblo de Aloxe-Corton y degustar sus vinos.

Los favoritos:
Grand Cru Monopole CORTON Clos de Meix
CORTON Clos du Roi Grand Cru
Grand Cru CORTON Les Paulands

7- VONNAS - Georges Blanc

…y finalmente, después de ver la ruta de regreso al aeropuerto, decidimos que para no tener que madrugar, dormiríamos en algún pueblo cercano y descubrimos que a 60 kms estaba el pueblo creado por Georges Blanc alrededor de su premiado con 3 estrellas Michelin Restaurant Georges Blanc. Nos alojamos en el hotel del “Village Blanc”. Un Relais et Chateaux impecable, celebrando los colores de la bandera francesa con decoración en rojo, azul y blanco. Los cuartos muy amplios, limpios y llenos de regalitos lápices, libretas y amenities de baño, todo lindisimo. Irresistible. Hoy adornan mi baño.
A pesar del tricolor francés, el pueblo me recordó más a Disney World que a uno galo. Un poco artificial. No es algo que repetiría aún sabiendo que no llagamos a comer en el reconocido restaurant.
Este parada final en Vonnas la hicimos a ultimo momento y nos descuidamos con la reservación del Restaurant. Cuando lo intentamos nos informaron que había un evento privado, así que un poco decepcionados, nos vimos obligados a reservar en L’Ancienne Auberge. Pues comimos riquísimo, y con esa maravilla de cena nos despedimos de unos días de hedonismo total.

€ 300 habitación por noche sin desayuno

€ 600 vuelo en globo sobre el pueblo


www.georgesblanc.com


Perros: las mascotas son bienvenidas en todas partes
Crémant de Bourgogne