Follow us on Instagram!
About Me

Ana, viajera y turista, las dos cosas a la vez. Amo estar de viaje, pero también disfruto estar de regreso a mi casa.Planificar un viaje me seduce, me gusta mucho arriesgarme a cosas nuevas. 

 

Read More

 

Join My Mailing List

© 2023 by Going Places. Proudly created with Wix.com

  • White Facebook Icon

Bogotá (Otra Vez)

I

BOGOTA…otra vez

 

He visitado la ciudad varias veces. Cada día la encuentro mejor, quizás ayudó que está vez tuvimos unos días con unos cielos azul intenso inusuales para Bogotá.

 

Nos quedamos en el Hotel W por razones de trabajo. Estaba a la expectativa. Antes me había quedado cerca de la Zona Rosa. El W queda a las puertas de Usaquén, un lugar al que antes había ido solo para cenar. Esta vez disfruté el lugar de día, y ahora tengo la duda de si prefiero alojarme por ahí.

 

Qué les recomiendo ésta vez:

 

COMER

 

Comimos en LA MAR de Bogotá, en Usaquén, a solo cuadras del hotel. Muy agradable poder ir y volver caminando, además de que las calles tiene mucho ambiente. La verdad que Cebicheria La Mar no pierde su sello. He estado en Lima, en Santiago y en Miami y siempre he comido muy bien, pero el menú tienta de tal manera que siempre se come de más y, unido a los pisco sour, hicieron que esa noche jurara no volver a comer en días…pero…no pasa.

 

Aún cuando me salté el desayuno, almorzamos. Fuimos, también en Usaquén, a una bistrocito francés que se llama: La PROVENCE DE ANDREI vez más todo delicioso. Menú variado y cada plato que nos sirvieron, estuvo perfectamente francés. Al final nos regalaron unas mini baguette para llevarnos a casa.

Lo único que no me gustó fue un joven tenor que tenía una voz propia de la Scala de Milán pero que se comía este pequeño espacio e impedía que pudiéramos conversar. Cantó piezas de operas conocidas y la verdad que muy bien, pero a mi sinceramente ese show me pareció cero francés.

 

No pude comer, así que bajé al muy agradable bar del hotel y me tomé una copa de vino, así que amanecí con apetito para escapar a ABASTO una vez más en Usaquén, un lugar recomendado por una amiga especialmente por sus desayunos, aunque sirven almuerzos y cenas, la primera comida pareciera ser su especialidad. Desde caldos, arepas y carimañolas, pasando por todo tipo de huevos en todas sus posibles presentaciones hasta panquecas de avena , granola y frutas frescas. Lo que pasa es que el desayuno es mi comida favorita. Le doy 5 estrellas.

 

 

Y si estás en la Zona Rosa o la Zona T como también la llaman y te llama el hambre, puedes parar en cualquiera de los lugares que abren todo el día y te tomas un trago y picas algo. Nosotros queríamos probar el queso siete cueros y lo hicimos en PRAVDA acompañado de una cerveza. No quisimos almorzar porque teníamos reservación para comer y en vista de que nos enfrentaríamos a un menú de degustación, decidimos hacer esperar al apetito.

 

Y llegaron las 9 pm, hora del segundo turno de comida y que habíamos reservado para disfrutar del menú de 13 o 16 pasos de LEO COCINA Y CAVA. Ahí estamos en la puerta, a la expectativa pero sabiendo que sería bueno porque esta recomendación venía de mi gran amiga Piaspia Egañez  @piaspia_la_que_cocina_descalza.

Qué les puedo decir? Vayan…prueben!! Es algo diferente, sublime. Cada uno de los 13 platos fueron novedosos, la presentación, la descripción de los platos y por supuesto el sabor de cada uno. Los ingredientes son todos colombianos: pescados, hierbas, flores, picantes, dulces y chocolates.  La Chef Leo Espinosa logra combinarlos de tal manera que hace que esta comida sea merecedora de todos los premios que ha recibido.

No me gustó la selección de música de fondo y me pareció costoso…

5 estrellas sin lugar a dudas.

 

Otros lugares que me gustan:

 

Andrés Carne de Res, si nos has ido, tienes que conocerlo y sin duda el de Chía es el que tienes que escoger, pero también hay una versión más céntrica en la Zona Rosa.

Si no has ido a la Catedral de Sal, te sugiero que vayas primero (es inesperadamente sorprendente), y después de regreso paras a comer en Andrés.

 

 

 

 

QUE HACER

 

Pareciera que todo fue comer, pero no. La realidad es que fui de trabajo y no tuve mucho tiempo libre. Fui al centro porque me encanta, ya había estado en Bogotá, así que el Museo del Oro que es fascinante, no lo visité esta vez, pero fui ala plaza de Bolivar, y al Mambo, el Museo de Arte Moderno de Bogotá. No me sorprendió nada, pero está ahí y vale la pena darse una vuelta.

Las calles del centro son muy pintorescas y no tienen desperdicio. La Iglesia del Carmen es diferente y como soy devota, la visité. Está sobre la Carrera 7 que es peatonal. Vale la pena el paseo por el centro que se llama La Candelaria.

 

También es lindo subir a Montserrate a 3300 mts, por funicular o por teleférico y si te toca en suerte un día como los que nos tocaron a nosotros, disfrutarás de una vista panorámica espectacular de la ciudad.

También puedes subir caminando. Me gustará hacerlo alguna vez. Dicen que no es difícil y que puedes subir en 40 minutos.

 

Tengo preparado para mi próxima visita salir de la ciudad e ir Valle de Leyva, un pueblito colonial como a 2 horas en carro que ha despertado mi interés.

Por cierto, tengan presente el Pico y Plata. Allá funciona, las multas son altísimas, y los carros paran varias veces a la semana, y lo más complicado para el turista, es que afecta a los carro de alquiler. Estén pendientes!